Joel Dicker

Siguiendo con el tema de “autores que me gustaría conocer”, que mencioné en la entrada anterior, esta semana tuve la oportunidad de ver en una charla a Joel Dicker, autor de la aclamada novela La verdad sobre el caso de Harry Quebert (2012).

El autor estuvo en la librería Lerner, en Bogotá, presentando su última novela, El libro de los Baltimore (2015) y respondió preguntas sobre diversos temas.

Por ejemplo, una pregunta que yo me había hecho es ¿Por qué un autor suizo escribe novelas que transcurren en Estados Unidos? Tanto La verdad como El libro de los Baltimore tienen lugar en la costa este de Estados Unidos. Dicker explicó que la razón de esto es muy simple: conoce bien esta zona de Estados Unidos y le pareció mejor que la novela transcurriera en un sitio alejado, de manera que los lectores no lo relacionaran con Marcus Goldman, el protagonista de ambas obras. Pero, además, siente que los autores de su generación ya no tienen por qué estar anclados en su lugar de origen. Dicker ya no se define tanto suizo como europeo.

Por otro lado, es curioso que las dos novelas tengan al mismo narrador y protagonista. Dicker explicó que retomó el personaje de Marcus en El libro de los Baltimore porque sentía que aún no había contado toda su historia y que, a pesar de haber escrito más de seiscientas páginas desde su punto de vista, aún no sabía nada sobre él. Goldman, entonces, es un personaje que vive más allá de su autor. Incluso, cuando se le preguntó si Marcus aparecería en su próxima novela, el escritor confesó que lo ignora, ya que nunca planea sus libros antes de escribirlos.

Este personaje de Marcus Goldman lo llevó también al tema de la escritura. Al comienzo de El libro de los Baltimore, Marcus Goldman se define a sí mismo como “el escritor”.  Al igual que Marcus, Joel Dicker siempre supo que quería ser escritor.  Antes del éxito de La verdad (un thriller muy bien escrito que, por cierto, recomiendo con entusiasmo) Dicker había escrito seis novelas de las cuales solo una, Los últimos días de nuestros padres, tuvo algo de reconocimiento en Francia. Sin embargo, la idea de ser exitoso nunca fue su motivación para escribir novelas. Joel Dicker escribe sencillamente porque no se ve haciendo otra cosa.

Luego, habló sobre sus influencias y sus lecturas. Primero, mencionó la literatura francesa de la posguerra, a la que definió como una literatura donde el lenguaje es más importante que la historia. Otra gran influencia fue la literatura rusa que, por el contrario, consiste en dramas humanos que envuelven al lector hasta el punto de que uno ya no le importa quién es quién y se deja llevar por la historia. Por otro lado, Dicker confesó haber leído poca literatura latinoamericana, aunque conocía la obra de García Márquez: la describió como una literatura de los sentidos, llena de personajes que viven, sueñan y sufren. Todas estas influencias se pueden ver en sus novelas, que están llenas de referencias literarias a la vez que proponen tramas complejas y entretenidas, que atrapan al lector desde el primer párrafo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s